12-12-2017
 
“Me siento un privilegiado de poder estar en este lugar”
 
Francisco Farabello relata sus primeros 5 meses en la Academia NBA de Australia
 
Documento sin tĂ­tulo

A finales de junio de este año, Sport consolidaba su liderazgo en el torneo de la Cañadense ganando el Súper 4 de mitad de temporada. La victoria ante Norte fue el último partido de Francisco Farabello con la camiseta Celeste. Luego emprendió una serie de viajes con la selección Argentina U17, el “Básquet sin fronteras” en las Bahamas y finalmente viajó a Australia para comenzar su estadía en una de las Academias Mundiales de la NBA.

Allí, el base surgido de Sport se encontró con otro argentino: Francisco Caffaro, quién fue importante para acortar los tiempos de adaptación. “Me ayudó mucho, a él le costó más porque cuando llegó estaba solo, yo lo tenía a él que hacía 6 meses que estaba y entendía como era todo el programa, lo que era la escuela. Así que fue una gran ayuda. Con el idioma me costó al principio. Creo que las primeras 3 o 4 semanas me costaba entender lo que me decían más que nada, yo me podía comunicar pero me costaba entender. Por suerte estaba Francisco y cada vez que no entendía algo lo miraba y él enseguida me decía que me había dicho. Pero una vez que pasaron esas semanas ya empecé a entender mejor”, comenta Farabello en la sede del Club.

Sobre lo que le pasa y lo que genera estar en el “radar” NBA, Francisco trata de explicar con palabras medidas sus sensaciones: “Estoy muy contento. Contento por el lugar donde estoy, la importancia que tiene, sabiendo que somos muy pocos los privilegiados que podemos ir y ser de los “talentos” del mundo que podemos estar. También el hecho de relacionarme con chicos de otros países, con diferentes características, cada cual con su juego es algo que me emocionaba”.

¿Era cómo te lo imaginabas?

F.F.: “Tenía una idea de a dónde iba. Sabía que iba a ser un entrenamiento duro, y que lo físico iba a ser mucho más duro y de hecho fue lo que más me costó, o más que lo táctico y  técnico, pero creo que estuve a la altura. El tema físico fue lo que más me costó en un principio pero se fue acomodando”. “La alimentación es bastante similar a como me venía manejando acá…es muy variada, carnes, pastas, un poco de todo. En el instituto que estamos tiene comedor y realizamos ahí las comidas. Salvo la escuela que está en otro lugar, después entrenamos, comemos y dormimos en el instituto”.

Recientemente recibiste un premio por tu habilidad para “conectarte con tus compañeros, tanto dentro como fuera de la cancha”…

F.F.: Adentro de la cancha traté de hacer lo que siempre supe hacer que es organizar el equipo,  tratar de que juguemos organizado, tenía la libertad para darle mi opinión al entrenador si veía algo que no me parecía. Y afuera de la cancha…es como que es mi personalidad, no sé si será porque con Francisco (Caffaro) estábamos todo el día interactuando, o es la característica de los argentinos de tener esa relación, los australianos son un poco más cerrados al principio y creo, como te decía, que los argentinos somos así naturalmente de interactuar constantemente. Por ejemplo, en nuestro departamento, mi puerta estaba siempre abierta, el que quería entrar entraba nomas y por ahí otros la cierran…”

En la academia Australiana de la NBA, además de los dos argentinos, hay un nigeriano, un camerunés, un senegalés y 6 australianos, quienes conviven en un  instituto mientras desarrollan sus estudios, el idioma y los entrenamientos del equipo.

¿Cómo transcurre un día normal allá?

F.F.: Nos levantamos bien temprano, desayunamos y por ahí depende del horario escolar que no son para todos iguales, pero si tenés la mañana libre hay un entrenamiento individual, lo que es gimnasio lo hacemos juntos y una vez terminado el día escolar, vamos al kinesiólogo o algún tipo de necesidad o molestia que se puede resolver antes del entrenamiento, después entrenamos , nos recuperamos ya sea con pileta, elongación, etc, nos bañamos, comemos y ya nos vamos a dormir para el día siguiente  ya que son bastantes intensos”.

Francisco también comenta lo que tiene que ver con el juego y el equipo: “Antes de venir habíamos arrancado una liga que vendría a ser una local de verano, que más que para ganarla la jugamos para conocernos entre nosotros ya que no tuvimos muchos partidos juntos. Lo que buscaron  era que encontremos una identidad de equipo y empezar a conocernos. Nos dejan jugar, nos dejan resolver situaciones a nosotros. Esta Liga de Verano  fue para eso, conocernos y resolver diferentes situaciones que se planteaban”.

Por estos días, y a cargo de su papá Daniel Farabello, tanto Caffaro como Francisco realizan en Cañada una serie de trabajos específicos tanto técnicos como físicos, así como deben continuar con sus estudios, todo bajo la supervisión de la Academia NBA.

Fuera del básquet, ¿qué cosas te llamaron la atención y que fue lo que más extrañas?

F.F.:Lo que más me sorprendió fueron algunos hábitos, la comida por ejemplo que comen muy temprano. La cena es entre las 18:30 y 19, 19:30hs. eso me llamó la atención porque estamos acostumbrados a comer 21:30, 22hs. y a esa hora allá ya están acostados. Pero entendí que también es porque se levantan temprano y en el día tienen todo corrido: escuela, trabajo, etc. Apenas llegué Francisco me dijo que iba a extrañar cosas sencillas, como el dulce de leche, el asado, juntarte con tus amigos, a tu mamá...Y fue así, por ejemplo acá estaba acostumbrado a que mi mamá me haga la cama, te lave la ropa, te la planche y allá las tuve que empezar a hacer yo. También a hacerte responsable, por ejemplo si un día me tenía que levantar muy muy temprano...bueno me ponía dos o tres alarmas porque no hay nadie que te va a ir a despertar”.

Este domingo, antes del partido que Sport le ganó a Ceci por la Liga Provincial de Básquet, Farabello recibió un reconocimiento por parte del Club, además de un presente que se le había entregado a todos los integrantes del equipo campeón del Torneo de la Cañadense y del que él fue parte.

“Pude seguir las finales de la Cañadense por Facebook que las trasmitían, justo me daban los horarios y estuve siempre pendiente de Sport. Me puse muy contento por el Campeonato local, creo que se lo merecían, fue un premio al sacrificio que hicimos yo hasta mitad de año y ellos hasta el final de la misma”, cierra el hijo del actual DT.

 

 

Prensa Sport CC

 
Celestore

Derqui y Quintana (Sede)
Cañada de Gómez - Santa Fe

TE: +(54) - 03471 - 422325
info@sportcc.com.ar